10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos de los Animales

«Todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia. El hombre, en tanto que especie animal, no puede atribuirse el derecho a exterminar a los otros animales o explotarlos violando su derecho”. Así inicia la Declaración Universal de los derechos de los animales aprobada por la ONU.

Hasta bien entrado el siglo XX la consideración que los humanos transmitíamos en nuestros textos legislativos, desde la impostura, era que los animales eran poco más que cosas, al servicio de las necesidades humanas, muchas veces explotados y maltratados. En gran medida la sociedad ha evolucionado y nuestra conciencia no nos permite seguir valorando a los animales como seres insensibles, son seres vivos con la capacidad de sentir dolor y sufrir.

En 2012 un prestigioso grupo internacional de los ámbitos de la neurociencia cognitiva, la neurofarmacología, la neurofisiología y la neurociencia computacional, se reunieron en la Universidad de Cambridge y concluyeron con una importante declaración que cambiaba completamente la visión de los animales que mantenía la comunidad científica hasta el momento, es la que se conoce como la Declaración sobre la Consciencia de Cambridge, que dice lo siguiente:

«Las evidencias científicas indican que los animales tienen los sustratos necesarios para la conciencia junto con la capacidad de exhibir comportamientos con intenciones. Como consecuencia, el peso de las evidencias indica que los seres humanos no somos los únicos que poseemos los sustratos neurológicos que generan la conciencia. Los animales, incluidos los mamíferos, aves y muchas otras criaturas comparten dichos sustratos neurológicos».

En este año en el que los humanos hemos sufrido los envites de una pandemia que ha dejado gran dolor y sufrimientos, debemos tener presente que los animales tienen conciencia, sufren y también sienten dolor, algo que si bien a muchos de nosotros nos es obvio, aún hay muchas personas en nuestro país y en el resto del mundo para los que no lo es.

Es por todo ello que es un gran orgullo estar al frente de una concejalía que tiene como objeto algo tan noble como es la protección y la salubridad animal , como también es cierto que supone una gran responsabilidad, ya que, si bien la sensibilidad ante el bienestar de los animales supone una prioridad para la gran mayoría de nuestros convecinos, pero también es cierto que aún hay personas que maltratan o explotan a los animales. Es nuestro deber evitar estas desagradables situaciones, Ponferrada no sólo tiene que compartir estos valores, tiene que ser un referente en la protección animal y es mi deseo alcanzar tal objetivo.

Quiero recordar la importancia, y más en estas fechas venideras, de no considerar a los animales como un regalo navideño que pueda ser desechado una vez pasada la sorpresa y el regocijo, como tampoco debemos olvidar que hay muchos animales deseosos de ser adoptados y poder ser parte de la familia.

Desde esta concejalía os deseamos que podáis compartir este día con respeto y cariño hacia el resto de los seres vivos con los que convivimos.